¿Cómo se determina la depreciación?

 
Con las NIIF o con la Ley del Impuesto a la Renta… Cuando inicio una ponencia relacionada a activos fijos, siempre hago estas preguntas: ¿Cuál es la tasa de depreciación de una camioneta? Y la respuesta mayoritaria es 20%, ¿Cuál es la tasa de depreciación de una computadora? Y la respuesta común es 25%, ¿y la de un edificio? la respuesta es 5%, ¿y la de un mueble? la respuesta es 10%!
 
Después de 30 segundo de silencio, les pregunto: Y… ¿cuál es la base normativa que sustenta sus tasas? ¿en que NIC o NIIF están reguladas? Y mi auditorio entra en silencio, y con voz de murmurio alguien que no quiere ser identificado dice: “Con las tablas de la Ley de Impuesto a la Renta”. No señores, con las tablas del impuesto a la Renta no se determina la depreciación, estas se determinan en aplicación irrestricta de las NIC o NIIF vinculadas, para que después de haber sido calculadas recién se evalúa si este importe será o no deducible para la determinación del Impuesto a la Renta. Por lo que se hace imprescindible que el colega cuantifique cual es el valor del activo sujeto a depreciación, cuál es su vida útil, estime el valor residual y determine el importe depreciable y eso solo es posible con las NIIF…Van…
 
!EN CHICLAYO! ESTE 27 OCTUBRE NUESTRO COLEGA Y AMIGO FREDDY LLANTO, EXPOSITOR A NIVEL NACIONAL E INTERNACIONAL, NOS ENSEÑARA TODO SOBRE EL TRATAMIENTO CONTABLE DE LOS ACTIVOS FIJOS!
 
Vienen…Una vez determinado el valor depreciable, este deberá distribuirse de tal manera que refleje la mejor asignación económica en cada uno de los periodos de la vida útil y ese y nada más que ese valor es el que se registrara como 68/39 el cual no necesariamente será aplicado a resultados sino que también podría ser parte de los costos acumulados de otro activo.
 
Como verán, la participación de la norma tributaria hasta la determinación de este importe es nula y solo esta participación será posible después de haber determinado la depreciación en aplicación de las NIIF, por lo que la participación de la norma tributaria solo está circunscrita a cuanto de esa depreciación determinada será deducible y que cantidad que no está contabilizada también podría ser deducible, por lo que atacamos esa media verdad de que la depreciación para que sea deducible esta tiene que estar contabilizada, afirmación que no se cumple en todos los casos, para dar un ejemplo no se cumple con la depreciación de las edificaciones. En algunos casos la deducibilidad vinculada a la depreciación podrá ser mayor o menor a lo contabilizado.
 
!En un segundo comentario aclarare cual es la participación de la Ley del Impuesto a la Renta en las depreciaciones, afirmando en primer lugar que con la LIR no se determina o calcula la depreciación alguna!
 
 
 
CPCC Luis Oswaldo Sánchez Villacorta
Consultor Tributario Especializado
Gerente General del Estudio Tributario Sánchez

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *